Esta es la descripción original del anfitrión

Nuestra acogedora casa, restaurada por nosotros mismos del 2008 al 2011, se encuentra enclavada junto a una cueva natural que fue en su día la vivienda de los antiguos dueños.
Junto a la casa hay una cascada de más de 25 metros de altura desde la que comienza la ruta de los arroyos y los molinos del Ayuntamiento de Algarinejo. En un entorno privilegiado, podrá ver innumerables cascadas y saltos de agua donde poder zambullirse entre las aguas cristalinas de los varios riachuelos que llegan a desembocar en el Pantano de Iznajar, el mayor de Andalucía.
La casa es ideal para familias con niños o para los que no son tan niños, ya que está equipada con futbolín, una casita de madera para los más pequeños, hamacas, columpios, mesa de ping-pong, mesa de billar, mesa de hockey eléctrico, juegos de mesa, póker, ajedrez, cartas, DVD, televisión por satélite, internet por satélite.
En el exterior destaca la pequeña piscina excavada bajo las rocas con vistas a la vega del rio.
Un lugar que no debería perderse por nada.